Conferencia José Rodríguez Elizondo

26 de junio

Modalidad: Videoconferencia.

Asuntos vecinales:

Perú:

Respecto a la relación de nuestro país con Perú, el profesor Rodriguez Elizondo mencionó que está marcada por una desconfianza subyacente de las elites y expertos peruanos hacia Chile, que se origina del desconocimiento chileno de su rica tradición cultural y en la percepción que Chile estaría dispuesto a negociar con Bolivia territorios que fueron peruanos y, en especial, Arica. Esto no es aceptable para la conciencia nacional del Perú. Por lo demás, Arica tiene para ese país un significado que va más allá de las coyunturas, pues fue epicentro de un conflicto con Bolivia, que incluso llegó a la guerra en 1841.

Pese a lo anterior, el entrevistado señaló que existe un importante punto de encuentro en la Alianza del Pacífico, agrupación de países que todavía no está totalmente consolidada y explotada, pero que tiene un enorme potencial, no solo en lo económico, sino especialmente en lo político y que permitiría mejorar las relaciones con Perú de forma duradera.

A la pregunta de ¿cuál debería ser la actitud de Chile para una relación más provechosa y estable en el tiempo? el profesor Rodriguez Elizondo destaca que la diplomacia nacional tiene un déficit histórico: le falta fuerza institucional, sobre todo en lo vecinal. En su opinión, no existiría un servicio diplomático cabalmente profesionalizado. Más que por la proporción de embajadores “políticos “ y “de carrera”, dice que esto se debe a que la inestabilidad de los mandos funcionarios, en cada cambio de gobierno, inhibe la existencia de una memoria histórica fuerte, lo que afecta la capacidad para negociar, esencia de la diplomacia. Falta una mirada estratégica de Estado, de mediano y largo plazo, propia de la estabilidad profesional y educación continua. El ejemplo más claro fue el contrapunto con la diplomacia del Perú, que logró desarrollar una estrategia de larguísimo plazo en el asunto de la fijación de la frontera marítima, la cual fue iniciada en 1977, con las tesis publicadas del almirante Guillermo Faura, y que culminó con la demanda por la frontera marítima de 2008. En el intertanto la diplomacia nacional se limitó a reaccionar en el plano jurídico.

En cuanto a la forma en que nuestras FF.AA. son percibidas por sus pares peruanas, la experiencia de nuestro invitado es que la intelectualidad castrense nos ve con ese respeto, el cual se refleja en el supuesto dicho del inca Atahualpa “usos son de la guerra vencer y ser vencidos”. Respecto a la sociedad civil, existe una mirada ideológica que recela respecto a presunto expansionismo chileno, una mayoría social que reconoce y busca reproducir los logros de la institucionalidad chilena y una minoría nacionalista que nos quiere poco. En todo caso, niega que exista irredentismo social, como en Bolivia.

Bolivia:

Interrogado sobre nuestra relación con Bolivia, el profesor Rodríguez Elizondo señala que el expresidente Evo Morales, a  falta de un amplio bagaje de conocimientos, exhibió una gran astucia política y se convirtió en un “recuperacionista”. Gracias a esa astucia logró que el gobierno chileno aceptara instalar el asunto marítimo en una agenda bilateral “sin exclusiones”. Con ello, Chile habría reincidido en actos que se interpretan, en la diplomacia boliviana, como reconocimiento de un “tema pendiente”, siguiendo, de ese modo, debilitando la plenitud del tratado de 1904 y haciendo concesiones que nunca se debieron haber hecho.

Agregó que, desde el realismo político, Chile debería reconocer que el asunto marítimo con Bolivia tiene una raíz trilateral, como se reflejó en el tratado de 1929 con el Perú. Esto lo reconocen destacados intelectuales bolivianos, entre los cuales el expresidente Carlos Mesa. José Rodriguez Elizondo estima que en esto ha existido un déficit de sinceramiento y de memoria diplomática de Chile.

Argentina:

En relación con Argentina y los efectos de la Guerra de las Malvinas, el destacado conferencista mencionó que, más que proclamar el apoyo a su causa, Chile debería asumir la posición del “honest bróker”. Esto significa aprovechar las buenas relaciones de Chile con el Reino Unido, y los mejores momentos de la relación con Argentina, para producir un encuentro que beneficiaría a las tres partes. Además, recomendó estudiar el llamado “informe Rattenbach”, relacionadocon la conducción de ese conflicto por parte de Argentina de esa guerra, que es bastante desconocido en el país vecino y que desmonta la mirada vulgar de la sociedad civil sobre el rol que tuvo Chile.

En cuanto a la distribución del poder político dentro de Argentina, señaló la importancia de conocer la historia del Peronismo, en cuanto a la capacidad del partido justicialista para integrar tanto a un Menem como a los Kirchner. Es necesario y urgente entender en qué consiste ese transversalismo y ejemplifica con el ambicioso proyecto geopolítico del fundador Perón, con base en Argentina Brasil y Chile: el “ABC” como rector para la región. Comparativamente, el proyecto geopolítico del peronismo actual luce ideologizado, poco integracionista y confrontacional, en cuanto se reduce a los políticos desplazados que se encuadran en el grupo de Puebla.

La apreciación general del invitado al conversatorio es que las relaciones diplomáticas con nuestros vecinos son reactivas, principalmente en lo político. Para otras diplomacias, somos los “grandes sorprendidos”, pues en vez de actuar con iniciativa, se reacciona a las iniciativas ajenas. Respecto a esto, plantea su tesis docente de “las tres D”. Esta dice que, en los casos de conflicto internacional, la primera herramienta es el Derecho. Cuando no hay solución jurídica, entra a tallar la Diplomacia con sus negociadores profesionales. Si tampoco esta segunda “D” produce una solución, es el turno de la Disuasión defensiva, según la cual una o ambas partes se muestran dispuestas a defenderse de una eventual imposición. Agregó que en Chile esto no ha funcionado pues, al no haber acuerdo en el Derecho, recurrimos a los jueces de La Haya, soslayando activar la D de la Diplomacia de negociación y esquivando la D de la Defensa disuasiva.

ASUNTOS INTERNOS:

En cuanto a la relación civil-militar en la sociedad chilena, el profesor Rodriguez Elizondo se remite a su libro sobre el asunto, que abarca desde el Gobierno de Frei Montalva hasta el segundo mandato de la presidente Bachelet. Al respecto, su experiencia dice que la relación civil-militar es una temática de la mayor importancia para el desarrollo democrático e institucional del país. Sin embargo, estima que los políticos profesionales y las elites civiles siguen sin interesarse en conocer el mundo militar y muestran escaso interés por superar esta falencia.